Obesidad y Covid-19

¿Es la obesidad un factor de riesgo frente a la covid-19?

Hace poco leía en un periódico una entrevista a un enfermero español residente en el Reino Unido y que se había ofrecido como voluntario para probar una vacuna contra el covid-19.

En dicha entrevista comentaba que se había ofrecido por vocación (algo que me parece realmente heroico) y porque no es una persona de riesgo.

No está en un grupo de riesgo por su edad y no padece de enfermedades previas, pero al ver su fotografía veo que tiene un notable sobrepeso y me pregunto.

¿Podría ser que el sobrepeso sea un factor de riesgo frente a la Covid-19?

De momento lo que parece es que como indican Dafina Petrova, Elena Salamanca-Fernandez y María José Sánchez en la web de la Escuela Andaluza de Salud Pública: «la obesidad y el sobrepeso no son problemas estéticos, sino que se acompañan de afecciones que multiplican los riesgos de sufrir complicaciones o incluso morir cuando nos vemos expuestos a virus y otras infecciones».

Muchos de los casos reportados en pacientes que han sufrido complicaciones graves derivadas de la Covid-19 parecen tener en común algunas características que podrían haber empeorado el diagnóstico.

Una de éstas características es la obesidad, reconocida por la OMS en adultos con un IMC igual o mayor al 30%.

Según el CDC (Centers for Disease Control and Prevention) sufrir obesidad severa es un factor de riesgo debido a los problemas derivados que genera como el Síndrome de dificultad respiratoria aguda (ARDS).

Obesdidad y covid-19

Todavía no existe una explicación clara de porqué las personas que sufren obesidad tienen más riesgo de sufrir complicaciones con la Covid.

Según un artículo publicado en Nature Reviews Endocrinology lo que sabemos hasta el momento es:

  • En China, después de analizar los datos de 383 pacientes se concluyó que sufrir obesidad elevaba el riesgo de desarrollar neumonía severa por Covid un 142% 
  • Un estudio en Francia sobre 124 pacientes concluyó que las personas con obesidad también requerían en más ocasiones asistencia respiratoria.
  • Otro estudio en Nueva York sobre 4000 pacientes sitúa a la obesidad como segunda causa de riesgo de hospitalización sólo por detrás de la edad.
  • En Seattle los datos de un estudio arrojaron que un 85% de los pacientes que requerían respiración mecánica sufría obesidad. 
  • Se constató en el mismo estudio que un 62% de las personas con obesidad habían fallecido frente a un 36% de fallecidos en las personas que no sufrían obesidad.

En éste caso conviene resaltar que se trata de un estudio muy reducido ya que sólo se incluyeron 24 pacientes que además se encontraban en estado grave.

Covid-19 y la obesidad

Se ha podido comprobar que el SARS-COV-2 sitúa en una posición especialmente delicada a personas con sistemas inmunitarios debilitados o con condiciones previas como inflamación crónica, provocada entre otras, por la obesidad.

Uno de los grandes riesgos de sufrir de covid-19 es que la respuesta del sistema inmunitario sea desmesurada (y potencialmente mortal) al producirse una «tormenta de citoquinas«

Las personas que sufren inflamación tienen mayores concentraciones de citoquinas.

También entrarían en juego unas células llamadas macrógrafos que se encargan de la respuestas inflamatorias.

Un exceso de éstas células debido a la inflamación producida por la obesidad podría interferir en la respuesta inmunitaria del cuerpo.

En personas afectadas por H1N1 también se pudo observar un mayor riesgo de fallecimientos cuando existía un IMC elevado y obesidad.

En el Reino Unido se han llevado a cabo algunos estudios:

  • Los datos de alrededor de 17000 pacientes con covid-19 mostraron que los que sufrían obesidad tenían un riesgo de fallecer un 33% mayor que el resto.
  • Un estudio del NHS comprobó que las personas con obesidad tenían el doble de riesgo de morir por complicaciones derivadas de covid-19. Aumentando el riesgo si además sufrían problemas cardíacos o diabetes de tipo 2.
  • En otro estudio los pacientes en estado crítico ingresados en cuidados intensivos presentaban cerca del 34.5% sobrepeso, un 31,5% obesidad y un 7% obesidad mórbida. Representando en total el 73% de personas ingresadas en cuidados intensivos.
Coronavirus y obesidad

Una de las hipótesis que manejan los expertos es que las personas que tienen un mayor sobrepeso requieren de una mayor cantidad de oxígeno, algo que en caso de faltar oxígeno por Covid se traduce en mayor riesgo de necesitar asistencia respiratoria y ayuda para mantener un correcto funcionamiento del riñón.

Una posible explicación por la que personas con mayor cantidad de tejido adiposo tienen más probabilidades de coger el virus y tener peor pronóstico está a nivel celular.

Algunos científicos han encontrado una enzima llamada ACE2, presente a nivel celular y que podría ser la principal forma que tiene el virus de entrar en el cuerpo.

Una mayor concentración de las enzimas ACE 2 podría ser otro de los motivos por los que es notablemente más alta la cantidad de hombres afectados y con mayores riesgos que las mujeres.

En EEUU han podido constatar que en muchos pacientes hospitalizados la media de edad bajaba y la gran mayoría de ellos sufren obesidad.

Éstas personas al ser jóvenes aún no han desarrollado otras condiciones derivadas de la obesidad como hipertensión o diabetes por lo que sitúa a la obesidad como el principal motivo por el que han sufrido mayores consecuencias.

Todavía estamos conociendo la Covid-19 y aventurarse a decir que la obesidad influye directamente en cómo nos afecta el virus tal vez sea un poco precipitado pero lo que si sabemos es que la obesidad afecta a nuestra salud en muchos aspectos:

Un IMC elevado es un importante factor de riesgo de enfermedades no transmisibles, como las siguientes:

Las enfermedades cardiovasculares (principalmente las cardiopatías y los accidentes cerebrovasculares), que fueron la principal causa de muertes en 2012;

La diabetes;

Los trastornos del aparato locomotor (en especial la osteoartritis, una enfermedad degenerativa de las articulaciones muy discapacitante), y

Algunos cánceres (endometrio, mama, ovarios, próstata, hígado, vesícula biliar, riñones y colon).

Organización Mundial de la Salud

Queremos agradecer a Joan Pons, el valiente enfermero que nombramos al principio y a todas las personas que están colaborando en la lucha contra la covid-19 por lo que están haciendo.

Esperamos que todo salga bien para ellos y para sus familias.