Entrenamiento personal de fuerza, Pilar

Entrenamiento persona de fuerza

En este caso el cambio físico fue un efecto secundario de seguir un entrenamiento personal de fuerza.

Esta vez os traemos el cambio de Pilar, una amiga que conoció nuestro trabajo de entrenamiento personal de fuerza gracias a su pareja, Carlos, un buen amigo que había empezado a entrenar con nosotros un mes antes.

Su objetivo no era como el de los dem√°s. Su historia es la siguiente, se encontraba haciendo las pr√°cticas de su carrera y un d√≠a al intentar hacer un esfuerzo f√≠sico y no pudo, pero una compa√Īera con casi 30 a√Īos m√°s lo hizo con cierta facilidad.

La falta de fuerza le provocó cierto desconcierto ya que no podría ejercer su trabajo con seguridad algo que le empujó a buscar un programa de entrenamiento personal de fuerza que le permitiese además de ponerse en forma incrementar su fuerza física.

A pesar de que Pilar hab√≠a hecho deporte desde peque√Īa, lo fue dejando poco a poco como les pasa a muchos j√≥venes al llegar a la adolescencia.

¬ŅC√≥mo acab√© decidiendo la tipolog√≠a de entrenamiento personal?

Al ser pareja de Carlos que ya estaba con nosotros decidimos que atendiesen las sesiones de entrenamiento personal de fuerza juntos.

Tarde poco en ver que Pilar era muy competitiva. No le gusta perder ni a las canicas, así que aproveché esa faceta suya para compararla con otra chica que llevaba más tiempo entrenando conmigo.

Intenté que sus entrenamientos fueran parecidos y efectivamente surgió efecto ya que en tres meses tenía un rendimiento similar o superior debido a su capacidad de esforzarse durante las sesiones.

Despu√©s de a√Īos siendo entrenador personal detectas r√°pidamente la personalidad de tus amigos, se adquiere un ‚Äúsexto sentido‚ÄĚ, aunque sigo cometiendo errores como cualquier ser humano con Pilar no fue el caso.

No puedo dar cifras exactas, pero estoy seguro de que en 3 meses consiguió hacer una buena cantidad de flexiones, dominadas y… ¡sentadillas con 105 kilos! Algo que como veis en la foto le llevó a un cambio físico, simplemente, de todo el esfuerzo que puso en conseguir su objetivo.

Durante el proceso pas√≥ algo que nos suele pasar con bastante frecuencia y que nuestros amigos conocen, especialmente los que han entrenado conmigo, en un momento determinado pude soltar mi frase favorita: ‚ÄúEs hora de empezar a comer m√°s‚ÄĚ y ¬°vaya si lo hizo! nos mandaba fotograf√≠as con los platos de comida que se preparaba como por ejemplo 640 gramos de ensalada de pasta (ya hervida).

A día de hoy es uno de los cambios de los que más orgullo me hace sentir porque después de haber dejado de venir con nuestro programa de Fatbusters ha sido capaz de seguir entrenando por su cuenta.

Seg√ļn entendemos nosotros las claves son:

  • Encontrar un sistema de entrenamiento que te gusta y te motiva.
  • Una dieta con la que no se pasa hambre.
  • Y un gran compa√Īero de entrenos, Carlos.

¬°Enhorabuena a los dos por vuestro esfuerzo y por vuestra constancia!